Cuenta con salida náutica directa al Océano Atlántico, con buenas profundidades si bien presentan ciertas limitaciones. Se ingresa por un canal de acceso natural entre los Bancos Reparo y Lobos que detenta solo en un sector denominado "barra" de 1 Km. de extensión una limitante de 27 pies, no encontrándose problemas en el resto del acceso. En el área del puerto existe una hoya de profundidades naturales y a pie del muelle se registran entre 40 y 45 pies con marea al cero local.

Existen limitaciones de calado a la altura del Banco Paliza por lo que las entradas y salidas de las embarcaciones del muelle son con pleamar, el régimen de mareas es de tipo semidiurno con desigualdades diurnas y el período medio entre pleamares resulta del orden de 12,5 horas, registrándose una amplitud máxima de marea de 9,57 m. y mínima de 6,73 m.; la marea promedio anual es de 8,5 m.

Todo el acceso náutico y las profundidades a pie de muelle son naturales y no requieren de ningún mantenimiento. El derrotero definido para la maniobra náutica de ingreso al puerto se realiza mediante tres enfilaciones, Baliza Pedro García - Baliza Juan de la Piedra con rumbo 32º 23', Baliza Reparo - Baliza Delgado con rumbo 1º 29' y Baliza Cangrejal - Baliza Camino con rumbo 23º 42'.